29 dic. 2014

Debates: Despidiendo un año y esperando el nuevo

11 comentarios:
Siempre pasa que cuando comienza un año nuevo, tenemos en mente un montón de cosas que queremos hacer-cambiar-lograr-cumplir. Pero llega fin de año y ¿realmente hicimos todo eso?
Me pasó que hice la prueba el año pasado de hacer una lista para el 2014 y muchas de las cosas que me propuse las logré, pero no a todas. Para el año que viene dije: nah, ya fue, que el 2015 me sorprenda.
Y de eso se trata la vida.


El 2014 fue un año re loco para mí, viví muchísimas cosas que no creí que me iban a pasar; de todas esas, buenas y malas, por supuesto. Sin embargo aunque no haya sido mi mejor año, lo perdono por haberme enseñado tanto. Sí, los años nos enseñan y nos ayudan a crecer o a mejorar... siempre.
Por eso despido este año con total satisfacción, porque viví mucho y aprendí demasiado; y espero el 2015 con muchas ganas, porque sé que lo que sea que me va a pasar en los siguientes meses, va a ser para una anécdota más. Y sí, de este año tengo miles -si se las cuento, creo que no podrían verme a la cara sin burlarse de mí (?)-. En fin, vivan todos los días con ganas, dedíquenle un mayor tiempo a sus pasiones, sueñen, rían, lloren, corran, caminen, disfruten, lean, luchen, estudien, sigan adelante, aprendan, escuchen, enseñen, ayuden, crezcan, entiendan, compartan, viajen, descubran, experimenten, salgan, arriésguense.... vivan. Porque el 2015 es una nueva oportunidad para hacer todo eso, pero sobre todo para vivir... sea lo que sea, no importa qué cosa o en qué momento, hay que aprovechar cada segundo de nuestras vidas.

¡Les deseo lo mejor para éste próximo año!

El mundo de Aylu en el 2015 tendrá:

  • Más contenido
  • Sorpresas
  • Más relatos de viajes
  • Más reseñas de libros, series y películas
  • Más reflexiones
  • Y un poco más

Leer más...
Leer más...

24 dic. 2014

Debates: El verdadero significado de la Navidad y lo que ella significa para mí

12 comentarios:
¿Cuando eras más chicx y creías en el famoso señor con sobrepeso vestido de rojo que traía regalos a tu casa, también esperabas estas fechas con ansiedad?
¿Qué locura, no? Nos hacían creer que alguien "mágico" venía desde muy lejos a traernos regalos y nosotros les creíamos... jugaron con nuestros sentimientos, no hay duda. Después cuando crecemos... ¿realmente es lo mismo? ¿Seguimos creyendo en él y esperando sus regalos?


La Navidad significa "Nacimiento" en latín, es decir, que tradicionalmente, festejamos el nacimiento del niño Jesús. Éstas fechas son originalmente una tradición cristiana que a lo largo de los años su significado se fue deformando.
Lo que conocemos como el arbolito de navidad, a ese que armamos todos los años en diciembre, representa el amor de Dios y el pesebre que algunos arman, bueno, eso ya todos lo saben. Pero, ¿por qué los regalos? ¿Por qué Papá Noel o Santa Claus? ¿Por qué la comida?

La Navidad comenzó a ser otra cosa cuando nació su versión comercial por allá hace muchos años, con la intención de desplazar ésta creencia cristiana. Ésta idea consistía en crear a un señor llamativo que despertara en todos el materialismo (sí, aunque suene algo frío, es la verdad), favoreciendo a las ventas, mercados y a todos los no creyentes. Lo de "recibir regalos", en sí, es una acción materialista que fue ocultando lo que realmente es la Navidad; aunque también, es visto como algo lindo para mucha gente: el ver la felicidad de aquella persona al recibirlo, en disfrutar de la sonrisa de aquel niño rompiendo el colorido envoltorio de su nuevo juguete... sí, es reconfortante.

La Navidad en la actualidad tiene muchos lados positivos y negativos. Cada uno de ustedes puede verlo a su alrededor. Unos no tienen con quién festejarlo, otros no tienen con qué. Pero estas fechas, traen a todos algo como hormigas en la cola, como una felicidad triste: que se termina el año, que vas a tener que verle la cara a tu tío, que vas a tener que soportar otro año sabiendo que realmente Papá Noel no existe y que jugaron con tu ilusión sin piedad, que vas a comer esos platos exquisitos que hace tu abuela (?), que vas a comer como nunca, que es una noche buena y una navidad que solo se vive una vez al año, que capaz que alguien se compadeció de vos y te compró algo... no sé. Lo que sí sé es que la Navidad es algo hermoso que todos deberíamos de festejar sin importar edad, creencia, ni nada.

Éste año encontré por fin, el verdadero significado... hasta hace unas semanas iban a ser unas fiestas tristes, mi papá no iba a estar con nosotros y eso hizo que reflexionara con profundidad todo esto que les estoy contando. Y ahora que él está y voy a disfrutar las fiestas con él y toda mi familia, realmente sé lo que en verdad es.
La Navidad es algo hermoso que deberíamos compartir con las personas que queremos, es una fecha que nos demuestra todo lo que tenemos y que deberíamos estar sumamente agradecidos por ello: tengamos o no tengamos familia, tengamos o no tengamos con qué festejar... no es solo el intercambio de regalos, es el intercambio de momentos, de sentimientos, de buenos gustos, de sonrisas, de abrazos, de enojos, de tristezas, de felicidad.
Éste año, con toda la sinceridad del mundo no pedí nada, me di cuenta de que todo lo que quiero ya lo tengo, ¿qué más voy a querer si tengo una casa, una cama, una familia, una vida, comida y esta hermosa pasión de escribir? ¿Cómo se puede comparar un pedazo de material envuelto en papel con todo lo que ya tengo? Capaz que a eso lo olvide con el tiempo, se me rompa, se me ensucie, lo pierda, me lo roben o de repente ya no lo quiera más como me pasó con todos los regalos que recibí a lo largo de mi vida. En cambio, a la familia la voy a tener siempre. Y de eso voy a estar agradecida infinitamente, porque ése es el mejor regalo de Navidad del mundo.

¡Feliz Navidad y próspero Año Nuevo a todos!
Leer más...
Leer más...

20 dic. 2014

Reseña literaria: El camino de Sherlock - Andrea Ferrari - Reseña

12 comentarios:
Sinopsis

Francisco Méndez tiene catorce años, una inteligencia extraordinaria y una pasión: los libros de Sherlock Holmes. Dada su capacidad de razonar como el famoso detective, las expectativas de los familiares crecen a la par que se agrandan las dudas sobre sí mismo. Mientras, tres extraños asesinatos de mujeres en su barrio le servirán de prueba y lo conducirán por un camino fascinante y peligroso. Esta novela galardonada con el Premio Jaén de Narrativa Juvenil combina el humor y la intriga policial.









Sobre la autora

Andrea Ferrari nació en Buenos Aires en 1961. Se graduó como traductora literaria de inglés, aunque luego desarrolló su carrera profesional en el periodismo gráfico y durante más de veinte años trabajó en diversos medios gráficos argentinos.
Entre los premios que ha obtenido, figuran el Barco de Vapor de España (2003), por El complot de Las Flores (Ediciones SM) y el Premio Jaén de Narrativa Juvenil 2007 por El camino de Sherlock (Alfaguara). Asimismo, El hombre que quería recordar fue incluido en la selección White Ravens 2006 de la Biblioteca Internacional de la Juventud de Munich.
Es también autora de las novelas Café solo, La rebelión de las palabras, También las estatuas tienen miedo, Aunque diga fresas, El círculo de la suerte, El diamante oscuro, El increíble Kamil, No es fácil ser Watson, La fábrica de serenatas y La noche del polizón.


Opinión

Venía posponiendo la lectura de ésta novela desde hace tiempo. Siempre estuvo por ahí escondido entre todos los libros que tengo, hasta que un día lo saqué y dije: bueno, ahora sí lo voy a leer.
Me interesan los temas sobre crímenes e investigaciones de casos, así que ésta historia me vino como anillo al dedo. Sabía que era una lectura sencilla pero muy bien narrada y fácil de disfrutar, también sabía que su clasificación entra en la literatura juvenil/infantil y no me importó que superara la edad para leerlo -no hay edad para la literatura (?)-, estaba segura que no me iba a decepcionar. Y así fue, no me decepcionó.
Al principio nos encontramos con un nene de diez años que comienza a tener increíbles habilidades logísticas que demuestran su elevado coeficiente intelectual. Él no lo creía así, puesto que no se consideraba inteligente y mucho menos quería serlo, a él le interesaban las historias de Sherlock Homes y la criminalística. Su madre lo sobrevaloraba y lo obligaba a realizar ciertas actividades como el ajedrez, tocar el piano o participar en un concurso televisivo sobre preguntas y respuestas. A pesar de todo ésto, Francisco o "Sherlock", como lo habían apodado las personas que lo conocían, nunca dejó de lado su interés por el crimen, lo que lo llevó a vivir una experiencia increíble.
El camino de Sherlock es una novela que la mayoría de los preadolescentes y adolescentes deberían leer, no solo por su magnífica narración y trama, sino por todo lo que nos enseña. Una mezcla de inteligencia, relaciones familiares, crímenes, estudios y escuela, amigos y compañeros de clases, la "fama", inseguridades, descubrimientos y el humor son algunos de los temas que nos encontramos a lo largo de cada página.
Una historia entretenida y bien argentina que se merece mucho.



Calificación:
Leer más...
Leer más...

19 dic. 2014

Series: Bates Motel - Reseña

9 comentarios:



¿Viste cuando no sabés qué mirar y empezás a hacer zapping con la esperanza de encontrar algo bueno? Bueno, así descubrí a Bates Motel, serie de género drama y suspenso que actualmente solo tiene dos temporadas. Es la precuela de la película Psicosis y nos encontramos con una pequeña adaptación de la vida juvenil de Ed Gein, conocido en Estados Unidos por sus asesinatos y robos de tumbas que existió en la vida real y murió en 1984.


Freddie Highmore se encarga de reencarnar a éste personaje, mientras que la increíble actriz Vera Farmiga interpreta a su madre, una mujer sobreprotectora y con unos instintos puramente maternales.
Norma y Norman Bates son madre e hijo que comparten una conexión bastante estrecha, y no, no es como muchos piensan o creen que es, de sobrepasarse barreras; estamos hablando de un lazo de unión y de amor maternal que claramente se puede entender desde el Piloto. Al menos es así de Norma a Norman, a viceversa es algo más complicado... y de eso trata en parte la trama de la primer temporada: la extraña, calmada y dulce forma de ser de este chico de diecisiete años que ama a su madre y lo daría todo por ella.
Todo comenzó con una muerte, luego una mudanza con el intento de empezar una vida nueva, seguido por comprar un viejo motel en un pueblo bastante corrupto y misterioso y más tarde con un asesinato. Después de eso, sus vidas ya no eran las mismas.



Intriga, ansiedad, miedo, desesperación, confusión y desconfianza son algunas de las emociones que se logran sentir en cada capítulo.

Si bien la serie está basada en "hechos reales" y en Psicosis, el tiempo histórico no es el mismo. Por un lado vemos la vivencia de los años 60'/70' de Norman y su madre (la forma en que viven, cómo se visten, cómo es su casa y todas sus pertenencias), y después están los demás personajes que claramente hacen notar que están en la actualidad. Es algo confuso, pero creo que eso le da el toque de misterio a sus vidas, porque no sabemos quién es el que tiene los verdaderos problemas: si su madre por tomar semejantes decisiones bastantes sospechosas o Norman por sus actitudes impredecibles.
Me gusta Bates Motel porque en ningún momento pierde el sabor del realismo y del suspenso, en todo momento te mantenés alerta y no sabés cómo reaccionar ni en quién confiar. No se sabe nada, todo se descubre en el momento menos esperado.
En la segunda temporada ya conocemos más a la familia Bates y a la mayoría de las personas que viven con ellos en aquel pueblo. Al principio tenemos una trama no tan bien formulada, ya que aparecen y desaparecen muchos personajes sin ser adecuadamente desarrollados, conocemos más sobre el pasado de Norma y descubrimos alguna que otra cosilla, pero hasta ahí nomás. También podemos notar que la personalidad de Norman se aclara en cada capítulo y éste se comunica de forma más directa, no tan psíquica como antes, lo cual nos trae más acción que en la temporada anterior. Y el final, creo que fue el que más sufrí y disfruté. No me lo esperaba, se los puedo asegurar; pero me dejó boquiabierta y quiero más y más.


Lo único que les puedo decir es que en ningún momento podemos saber qué es lo que en realidad tiene Norman Bates en su cabeza, ni siquiera su madre lo sabe con seguridad, pero ésta hará lo imposible para protegerlo y evitar que se lo arranquen de sus brazos... aunque su hijo sea un psicópata con un futuro oscuro y sangriento.

Datos a resaltar
  • Los guiones son excelentes.
  • La historia está repleta de homicidios, misterio, mentiras y suspenso, ideal para los amantes de la criminología.
  • El final de la segunda temporada dice mucho, abriéndole paso a una tercera y yo creo que muy buena temporada.
Trailer







Calificación:
Leer más...
Leer más...

18 dic. 2014

Películas: Lucy - Reseña de la película

2 comentarios:

Lucy

Ficha técnica

Dirección: Luc Besson
Producción: Virginie Silla
Guion: Luc Besson
Género: Ciencia ficción, Acción
Reparto: Scarlett Johansson, Morgan Freeman, Choi Min-sik
País: Francia
Duración: 89 minutos
Estreno: 22 de agosto del 2014
Música: Éric Serra
Fotografía: Thierry Arbogast
Montaje: Luc Besson
Productora: Universal Pictures
Clasificación: +16






Sinopsis

Johansson da vida a una mujer obligada a ejercer de "mula" para una mafia coreana que pretende introducir una potente droga de diseño en bolsas de kilo en su abdomen que al reventar provoca en ella unas habilidades tanto físicas como psíquicas. Lo sorprendente es que, en lugar de ir directo al hospital, las drogas le otorgan una serie de poderes sobrehumanos tales como telequinesis, la cancelación de dolor, la habilidad de absorber el conocimiento de forma instantánea y una velocidad espectacular; poderes que, inevitablemente, cambiarán su vida para siempre, convirtiendo a Lucy en un ser humano que poco a poco fue aumentando su capacidad cerebral al 100% y algo más.

Trailer 



Opinión
-¿Hola?
-Mamá.
-¡Hola Lucy! Mi amor, qué gusto me da escucharte... ¿pero qué hora es por allá?
-No lo sé, es de noche.
-Dame un segundo, déjame cortar la otra llamada... ya vine. ¿No estás de fiesta todos los días, verdad? Me prometiste que te ibas a cuidar.
-Me estoy esforzando mamá, estoy tratando.
-Bueno, gracias por llamar así de la nada. A tu padre le va a doler no haber estado; no ha vuelto del gimnasio, deberías llamarnos en la mañana.
-Mamá...
-¿Sí?
-Puedo sentirlo todo.
-¿De qué hablas hija?
-El espacio... el aire... las vibraciones, las personas, puedo sentir la gravedad, puedo sentir la rotación de la tierra, el calor que emana mi cuerpo, mi sangre en las venas, puedo sentir mi cerebro, las partes profundas de mi memoria.
-Hija, la conexión está mal, no te escucho muy bien, ¿qué dijiste de la memoria?
-El dolor en mi boca, de cuando tenía frenos. Y puedo recordar cómo se sentía tu mano en mi frente cuando tenía fiebre, también recuerdo acariciar al gato, era suave.
-¿El gato? ¿Qué gato hija?
-El siamés de ojos azules y la cola rota.
-Hija, no puedes acordarte de eso, a penas tenías un año.
-Puedo recordar tu leche materna en mi boca, la habitación, el líquido...
-Hija, ¿de qué estás hablando?
-Sólo quiero decirte que te amo mamá, y a papá.
-Hija...
-Y quiero agradecerte por, los miles de besos que aún puedo sentir en mi cara... te amo mamá.
-Yo también te amo mi cielo, más que a nada en el mundo.


El impulso de sentarme a ver ésta película fue desinteresado, ni siquiera me había preocupado por saber de qué trataba, sólo sé que le puse play y me encantó. No voy a negar que la vi principalmente porque actuaba Scarlett, porque admiro demasiado a ésta actriz, así que ya saben.
La película es de género acción y ciencia ficción (combinación perfecta), se centra en la actualidad y casi podría confundírsela con la realidad, salvo por esa mezcla homogénea de ficción más ciencia, que trata sobre un tema muy interesante al que muchos conocen como el mito del 10% del cerebro, una creencia popular muy extendida que afirma que la mayoría o todos los seres humanos utilizamos solamente el 10 por ciento de nuestro cerebro. Por asociación, a menudo se sugiere que mediante algunos procesos una persona puede ser capaz de aprovechar ese potencial no utilizado y que, al hacerlo, se produce un aumento significativo de su inteligencia.
El principio de la película fue totalmente mundano a lo que es luego en las próximas escenas; tiene entre éstas una combinación extraña pero acertada de metáforas, teorías y ciencia, algo que no muchas tienen y en especial las de acción. Nada pero nada de lo que sucede es previsto, y esa originalidad suma puntos.
Me gustaron los efectos, tengo que admitirlo, aunque siempre pueden ser mejores. Y la música, esa que siempre está acompañando absolutamente todo lo que vemos y ayuda a estimular nuestra concentración y emociones durante el filme, fue la ideal. ¡Ah, y cómo olvidarme! Lo que más disfruté fue del guion, fue como comer la parte más rica de la torta.


Lucy me gustó, no solo por todo lo que acabo de comentar, sino por esa pequeña incentivación que te deja después de verla, esas ganas de ponerse a pensar sobre el mundo, sobre nuestro origen, sobre la inteligencia, la historia y todo lo que podríamos hacer si realmente utilizáramos nuestro cerebro por completo, así como Lucy.
Scarlett no podría haber interpretado mejor a éste increíble personaje que te sorprende en cada segundo de esos inolvidables 89 minutos. Me refiero con inolvidables al hecho de que hay escenas tan sacadas de lugar y fuera de lo común –ojo, no veo a estas como puntos negativos, sino que afirmo que le dan el toque único a la película- que te dejan boquiabierto; no dejás de sorprenderte y decir: “guau, qué flashero”.


Calificación:
Leer más...
Leer más...

17 dic. 2014

Viajes: La Rioja, Argentina y un poco de Sanagasta

3 comentarios:


"En mis quince no quiero una fiesta, quiero un viaje" dije. Así fue, mamá y papá propusieron que eligiera a dónde quería ir y qué lugar quería conocer, yo elegí este: La Rioja. La provincia de mi papá, lugar de mis raíces paternas, lugar que también es mi hogar.


Desde que tengo uso de razón, papá vivía contándome viejas anécdotas (algunas hermosas, otras feas, muchas divertidas, pocas tristes) sobre su vida en ésta hermosa provincia de Argentina. Él nació allá y vivió toda su infancia y parte de su adolescencia en tierras riojanas, hasta que se vino a vivir a Buenos Aires. Siempre tuve mucha curiosidad, siempre quise conocer el lugar donde papá nació; así que dije: "quiero conocer La Rioja". Y así fue... el sábado 14 de enero del 2012 partimos de Buenos Aires hacia esta hermosa provincia. Allí iba a festejar mis quince años, en mis raíces... en donde una parte de mí pertenece (y va a pertenecer durante toda mi vida).
Hoy, después de 2 años (y un poco más) voy a contarles cómo fue este hermoso viaje de casi un mes; en donde viví momentos inolvidables. Ustedes se preguntarán: ¿cómo es que recuerda todo? Yo les contesto: es porque cuando mientras viajaba, escribía en tiempo real todo lo que estaba viviendo. Sí, en mis quince años escribí un libro que se llama: "MIS QUINCE", en el cual relata todo nuestros caminos con fotos y anécdotas. Creo que es el mejor auto-regalo que me podría haber dado y más en una edad como esa... es el día de hoy que lo leo y no lo puedo creer: "¿en verdad yo viví eso, en verdad yo escribí eso?" No tengo palabras para describir lo que fue aquella experiencia con mi libro (que nadie, absolutamente nadie lo leyó).

Por eso en las siguientes entradas sobre mi viaje a La Rioja, voy a citar frases de mi libro. Como por ejemplo, ahora:
"Ayer. Ayer fue el día en que salimos de vacaciones hacia La Rioja,
Argentina. Donde pasaría mis 15 años, donde al fin podré cumplir ese
sueño que tengo desde pequeña".
Recuerdo que el viaje de ida había sido muy agotador (cargar la valija también, sobre todo porque nosotras llevamos una familiar y un bolso de mano cada uno). Y hasta recuerdo perfectamente lo rico que estaba aquel sánguche -acá le decimos así al sándwich- de jamón y queso que comimos en Retiro, esperando nuestro micro. Éste salía a las 20:40.

"Y así fue. Luego de unos 15 minutos de espera, el micro al fin se
encendió y comenzó a acelerar lentamente. Muchos más transportes
similares iban detrás, delante y a nuestros costados. Todos aquellos
se dirigían a diferentes partes del país.
Comenzamos a alejarnos del lugar, y yo muy emocionada
comienzo a grabar en la oscuridad como nos despedíamos de Buenos Aires,
al fin."
Durante las primeras horas de viaje me la pasé leyendo, hablando y riendo junto con mi hermana Agustina -tengo esa manía de que cuando viajo, no puedo dormir por la ansiedad-. Y de vez en cuando me ponía a escribir o a pensar cosas como estas:
"El paisaje estaba rodeado de luces a lo lejos, todas estaban en fila. Eran
pequeños puntitos anaranjados uno al lado del otro formando una línea
punteada. Alguna de aquellas manchitas luminosas se movían. Eran las
luces de los autos a lo lejos junto con las luces de la ruta. Se veía muy
bonito desde lejos".
Miramos una película, dormí dos horas y un señor detrás nuestro no dejaba de roncar de la manera más exagerada (no les miento, era muy chistoso). A las seis de la mañana, cuando desperté, me encontré con algo hermoso: las sierras de Córdoba siendo tocadas por el sol mañanero del verano.
Nuestra primera parada fue allí, donde comimos y tomamos algo fresco.
"Mis oídos comenzaron a hacer presión al igual que mi garganta. Ya
habíamos llegado a un lugar muy alto: estábamos llegando a La Rioja. El
colectivo hizo una que otra parada, y comencé a observar que la tierra
era de un tono marrón grisáceo junto con un gris casi plateado".


Cuando llegamos recuerdo que estaba feliz: era otro suelo, otro cielo, otro olor, otro ambiente, otra gente. Pasamos por la Universidad Nacional de La Rioja (universidad que fue abierta gracias a un grano de arena que papá puso en su juventud) y por la escuela militar en la cual él asistió en aquellos tiempos. Nos íbamos a alojar en un hostel, propiedad de una amiga y compañera de secundaria de papá en la capital. Allí nos atendió el amo de llaves, que por cierto fue muy amable. Dejamos todo nuestro equipaje en nuestra habitación y preparamos "un pequeño bolso" para viajar al pueblo (sí, más viaje) donde Margarita, la dueña del hostel nos estaba esperando en su casa de fin de semana en Sanagasta, un hermoso pueblo de la provincia.
Yo no entendía nada, no podía ser posible que apenas llegábamos a la capital, ya nos estábamos yendo hacia un pueblo aún sin conocer lo que nos estaba rodeando. Por eso me explicaron: "pasamos unos días allá, y después volvemos".
Durante el viaje de aproximadamente unos veinte minutos (que para mí fueron eternos), sentí mareos, presión de oídos y garganta, y pude notar que el clima –sobre todo el ambiente- había cambiado por completo. El olor era distinto y el aire era más puro: estábamos a más altura que de la capital y rodeados de cerros y pura naturaleza, puro pueblo local. El esposo de Margarita, José, nos dijo que Sanagasta se caracteriza por ser un pueblo tranquilo, ideal para evitar el estrés y renovarse por completo. Tenía razón.
Fue hermoso haber llegado aquel día y ver cómo nos estaban esperando con unas milanesas de carne, chorizo y ensaladas con abundantes aceitunas (en La Rioja, las aceitunas son como plaga)… pero lo mejor fue haber sentido su hospitalidad, su amabilidad y sus ganas de tenernos como visitas en su casa.
Yo diría que fue una especie de Couchsurfing ¿no?


Casa de José y Margarita en Sanagasta


Esa tarde recuerdo que me senté en el patio de afuera frente a los cerros y me puse a escribir y a leer un poco. Margarita se acercó y nos ofreció a mí y a mi hermana un racimo de uva (tienen que probar las uvas de La Rioja, yo creo que son las más ricas del mundo). Después aproveché el silencio y la tranquilidad y dormí para reponer energías después de haber viajado tanto. Y ahí, ahí ya no me acuerdo más…
Durante la noche, mi mamá preparó la cena para agasajar a nuestros anfitriones y cocinó pizza (anoten, la mozzarella no es la misma que la de Buenos Aires, tiene un sabor más suave y es riquísima).
Otra característica de Sanagasta –y de la gente que vive allí-, es que en las calles predominan las motos y la gente descalza. Sí, así como leyeron. Salen a comprar: en moto y en pata. Van a visitar a la abuela: en moto y en pata. Van a comprar empanadas a lo de doña pepita: en moto y en pata. ¡Oh, las empanadas! Tienen que probarlas, son como tocar el cielo con las manos. Nosotros salimos a caminar a eso de las once de la mañana y le compramos media docena a un par de mujeres que tenían un puestito local en una casa. Estaban calientes (porque me quemé la lengua y mis ojos lloraron) pero de calidad, cinco estrellas. Y las señoras muy amables, por cierto.




Cuando volvimos a la casa de Margarita, nos encontramos con la sorpresa de que nos estaban preparando un asado bien a lo argentino (y no el porteño, el riojano. Sí, aunque sea una carne del mismo país, la diferencia se percibe por el tipo de suelo. En Buenos Aires el suelo es llano y húmedo, y en La Rioja es árido, seco y montañoso), y una picada (picada se le dice al “plato de entrada” tradicional de todos los argentinos: trozos de queso, carnes saladas, aceitunas, pan casero y vino).
Recuerdo que esa tarde comencé a sentir el calor de verano, algo que en Sanagasta sólo se siente cuando es la temporada –por lo general, durante las noches refresca y bastante-. Papá nos preguntó a dónde nos gustaría ir: a conocer el río o a escalar los cerros. Mamá votó por ir al río y nosotros le ganamos tres a uno eligiendo escalar los cerros. Y no me arrepiento de aquella elección.
De lo único que me arrepentí fue haber llevado unas zapatillas converse para la ocasión (era lo único que se me había ocurrido guardar en el bolso para venir a Sanagasta, todo lo dejé en la capital), de lo demás, para nada. La experiencia de haber escalado más de cincuenta metros (sin nada más que mis piernas y brazos) –y que me picara una araña en la mano-, fue única. Aún me acuerdo de aquel momento en el que casi me caigo hacia un costado y me clavo un cactus del tamaño de mi cuerpo en el brazo…





El centro turístico de Sanagasta

Lo que más me sorprendió de un centro turístico es que, las puertas de las casas de la misma gente local que vive ahí estaban abiertas. Eso por donde vivo no pasa –o por lo menos ahora-. Me sentí bien al estar ahí, fue un momento de alegría y tranquilidad al sentirme segura por estar rodeada de gente así, tan simple y despreocupada.
Fue hermoso haber podido perderme entre la gente local y unos pocos turistas y entrar a esas casas culturales y ferias artesanales, donde lo único que te ofrecían era un poco de su historia... de su propia tierra, con ese acento tan llamativo y familiar que es música para mis oídos.

Datos útiles de Sanagasta


  • El lugar es fresco durante las noches y bastante llevadero en las horas de mayor temperatura, es un ambiente ideal para disfrutar en cualquier momento del verano.
  • La gente mayormente se maneja en moto por las grandes subidas y bajadas por los caminos de los cerros.
  • Estés donde estés vas a cruzarte con casas que venden comida local, en especial las empanadas riojanas... imperdibles.
  • El paisaje es único.







Leer más...
Leer más...