10 feb. 2017

Historias

Dejamos huellas cuando caminamos y ecos cuando reímos o hablamos.
Pasar por algún lado es como escribir la historia, es completar el lugar: las plazas, las calles, las ciudades, los bosques, el campo, las rutas, las esquinas, las veredas, las casas de la gente. Todo está marcado y modificado por nosotros. Construimos, destruimos, decoramos, armamos, deformamos y dejamos recuerdos sea por donde sea que pasemos. Pintamos con nuestros colores.

A mí me gusta conocer lugares nuevos porque de repente los puedo llenar de historias.
Es como escribir una hoja en blanco o pintar un cuadro: los espacios se vuelven imágenes de momentos pasados.
Imaginate la cantidad de anécdotas que puede tener un pequeño lugar: el mundo entero siendo escrito por la sociedad.

2 comentarios:

  1. ¡Cómo añoraba tus textos! Cada palabra tuya es un gramo de inspiración al alma. ^^ ¡Me alegra muchísimo que hayas iniciado tus trámites para Antropología! Ojalá nos crucemos en Puán, si los tiempos son propicios. ¡Será todo un placer conocerte personalmente! :) ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  2. Hola Aylu!
    Cada lugar nuevo que conocemos es una oportunidad para dejar un pedazo de nuestra propia historia y para descubrir las historias que han dejado quienes han pasado antes.
    Me ha encantado la entrada.
    Saludos, Cati-

    ResponderEliminar